sábado, 28 de agosto de 2010

Detenida, hablándonos desde la urgencia del pasado


Cuando entró en la antigua alcoba, las maderas del suelo crujieron bajo su peso y, al mirar hacia abajo, descubrió que sus pasos habían dejado huellas sobre el polvo aterciopelado. Los cortinajes envolvían el lecho como una inmensa telaraña recubriendo el hueco existente entre dos postes. Las altas mesas de noche, aún decoradas con sendos pañitos de ganchillo, mostraban en su superficie un par de retratos de lejanos personajes. El orinal de porcelana seguía allí, bajo la cama, y la gran cantidad de mantas apiladas señalaba, quedamente, que la habitación había sido sellada en invierno.
Sí, en invierno, incluso decían que el día más frío del año. Aquella aterradora noche la comarca sufrió las temperaturas más bajas del siglo y muchos vecinos murieron víctimas de diversas enfermedades pulmonares.
Era el día de Santa Cecilia, la patrona de la música, cuando se produjo el terrible hecho. Dicen que un ser de otro mundo se introdujo en la mansión y, buscando el fin de las injusticias, terminó con la familia del tirano a golpe de machete. El alba desveló la más terrible carnicería que nunca se haya presenciado y la casa fue sellada con todo su contenido congelado en un momento en el tiempo.
Murieron los testigos hace ya mucho tiempo y el horror vivido se apagó en ellos dejando tras de sí el mudo lamento de la leyenda transmitida de generación en generación. Los años no han traído oxígeno a la opresora estancia que apenas respira.
El aire le rodeó el cuello con tal fuerza que empezó a sudar copiosamente. La leyenda con su luz de luna llena y aires nocturnos se introdujo en sus venas. Allí, detenida, llamándole desde la urgencia del pasado estaba la palabra. Garabateada en un papel manchado de sangre. PERDÓN.
Imagen bajada de internet

23 comentarios:

tanci dijo...

Me gusta el aire puro, el aire que me oxigena, el aire que me da vida. Ese aire asfixiante que le rodea el cuello pudo causar en mi escalofríos. Tal es la fuerza del relato. A pesar de todo, y ante la decisión de tomarse la justicia por su cuenta,parece que hubo arrepentimiento. O así lo intentó en ese papel. Habrá que airear la estancia, alguien valiente podría antojarse de ella...y tal vez se llene de flores esparcidas con amor.
Buen relato este que nos ofreces. Te mando un abrazo vivo y lleno aire puro.

mariajesusparadela dijo...

Has llenado el relato , me has llevado , sin aire, hasta el final y allí, compadecida, me lo has devuelto.
Eres grande. Me encanta.

virgi dijo...

Llegué a sentirme agobiada, uf! Sólo el final parece dar un poco de tregua.
Pero creo que por mucho que se ventile, hay huellas que ya no se borrarán.
Besos, Alicia.
Del charco transparente me llevaste a la opresión completa.

Ligia dijo...

Hasta en la foto que encontraste se aprecia la falta de oxígeno que envuelve el relato. Muy bueno. Abrazos

emejota dijo...

Me gusta este relato, me entristece la violencia y la tiranía, pero comprendo la desesperación. Un abrazo.

emejota dijo...

Me gusta este relato, me entristece la violencia y la tiranía, pero comprendo la desesperación. Un abrazo.

Alicia dijo...

Querida Tanci,la verdad es que el escrito es el resultado de un ejercicio de escritura automática a partir de una frase. Lo escribí en algún momento y el otro día al leerlo pensé que podría servir para actualizar el blog... Es un poco opresivo pero, al final, parece que nos deja aliviados para poder tomar una bocanada de aire fresco lleno de vitalidad. Espero no tener que ocupar una habitación así en mi vida. Te mando un abrazo y te doy las gracias por tu paso fiel por mi blog.

Alicia dijo...

M Jesús, te agradezco tus palabras y me anima saber que la necesidad de lanzarme a escribir que llevé bloqueada durante tantos años pueda producir algo que resulte de algún interés. Muchas gracias por tu paso fiel por mi blog. Un abrazo.

Alicia dijo...

Virgi, te agradezco una vez más tu fiel visita a mi blog. Como ya le dije a Tanci, el presente post es simplemente un ejercicio de escritura automática a partir de una frase sacada de un libro. Me alegra verte aparecer por aqui. Un abrazo.

Alicia dijo...

Ligia,siempre aparece la foto adecuada en el inmenso mar de internet... yo creo que refleja muy bien lo que quería expresar. Te mando un abrazo un poco opresivo por el tremendo calor que estamos padeciendo en medianías.

Alicia dijo...

Gracias Emejota, la desesperación es muy poderosa. Al enemigo hay que dejarle siempre una salida, porque si no lo hacemos nos saltará al cuello con el valor del que no tiene nada que perder. Te mando un abrazo y te agradezco tus puntuales visitas.

Anna Jorba Ricart dijo...

En principio la foto ya es de una lúgrube estancia y el relato te lleva a imaginar esa historia aterradora para hacer frente a la tirania...que como se vé en tu relato, causó estragos...¿cómo no?

Alicia dijo...

¿Ves Ana? tu cuerpo está aprisionado pero has podido llegar fácilmente hasta aquí para dejarme un mensajito que me anime a seguir adelante. Te agradezco mucho el esfuerzo y espero que pronto puedas venir libre como el viento. Un abrazo.

FLACA dijo...

¡¡¡GUUUUAAAAUUU!!!... qué bien escrito que está esto.

tanci dijo...

Alicia, es que no mpuedo resistir decirte que me encantó la caricatura de tu perfil. Para estos tiempos locos que corremos es la mejor, sin duda. ;-)

Conchi dijo...

Alicia, me gustó tu relato y la ilustración tan acorde que elegiste. Una habitación que sería mejor que siguiera sellada. Una plabra escrita en un papel que todos podíamos llevar en el bolsillo: PERDÓN.
Me alegro que encontraras el relato y hayas querido compartirlo con las que nos gusta leerte.
Espero que estés bien, tanto tú como tu familia.
¿Te has incorporado al cole? Tenía pensado escribirte un email pero con unas cosas y otras... algo me empujó a tu blog! jaja.
Un abrazo grande
Conchi

Julián Sánchez dijo...

Me fascina la dinámica de tu relato, incita a pasar rápido por él para encontrar un resquicio de aire, todo condensado en el instante en que alguien entra en la habitación, un instante fugaz que se hace eterno...

Un abrazo!

AROBOS dijo...

Un relato magnífico, perfectamente escrito; y la foto elegida como ilustración es fiel al contenido de la narración. Un saludo.

Desclasado dijo...

Me gusta, pero es un pelín terrible, eh.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bonito relato Alicia, ya tenía ganas de pasar por aquí de nuevo,un beso muy fuerte.

Natacha dijo...

Alicia, mi niña... Deberías escribir más ¿hay algo que no hagas bien?
Hace mucho que no vengo y es que no tengo casi tiempo. Pero te llevo en mi corazón, espero que lo sepas y no lo olvides.
Un beso, preciosa.
Natacha

Conchi dijo...

Alicia, hace mucho que no sé de ti. Espero que estés bien y que sólo estés ocupada con eso que tanta ilusión te hacía. ¿Me equivoco?
Un abrazo grande
Conchi

Anna Jorba Ricart dijo...

Alicia...hace mucho que no escribes...me pregunto si estarás bien,si te habrás ido de vacaciones, si en septiembre estas muy ocupada...quisiera pensar que todo va bien...
se te echa de menos...